Ángel Juárez: 'El que la sigue...'

Notícias
Publicado en Viernes, 09 Febrero 2018
AddThis Social Bookmark Button

El impulsor y presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània y la Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET), Ángel Juárez, sigue con su pluma tan afilada como de costumbre escribiendo artículos sinceros, directos y pasionales. En su escrito de hoy, titulado 'El que la sigue...', Juárez relata una aventura larga y llena de obstáculos pero que por fortuna ha tenido un final feliz: la realización de un estudio epidemiológico en el Camp de Tarragona.

'El que la sigue...'

El que la sigue la consigue, dicen, y creo de todo corazón que el refrán es cierto, pero muchas veces lo más probable es morir en el intento. También decía (un tal Carlos Gardel) que veinte años no es nada, y siento contradecir a mi admirado cantante argentino, pero os aseguro que eso es una enorme falacia. Veinte años es mucho tiempo. Y treinta, todavía más. Demasiado tiempo. Pero si al final se acaba consiguiendo el objetivo, la espera merece la pena.

Estas ideas aparentemente inconexas vienen al caso porque esta semana he confirmado que  un sueño que perseguía desde hace más de tres décadas se va a hacer realidad. Así que es verdad: el que la sigue la consigue. También os digo que veinte o treinta años son una auténtica eternidad. En todo caso, lo importante es que la sempiterna reivindicación, que responde al nombre de estudio epidemiológico, por fin se ve satisfecha.

Para quien no lo sepa, los estudios epidemiológicos son, según la definición de Wikipedia, “el conjunto de actividades intelectuales y experimentales realizadas de modo sistemático con el objeto de generar conocimientos sobre las causas que originan las enfermedades humanas”. Dicho de una manera más accesible, es una investigación que permite conocer qué tipo de relación existe entre la actividad humana y la salud de las personas. Es decir, analiza si el agua que bebemos, la actividad industrial, el aire que respiramos, las emisiones de los coches o cualquier otro tipo de impacto afectan a nuestra salud y de qué manera lo hacen. Es una tipología de estudio prolongado en el tiempo, de manera que al cabo de unos años se acaba obteniendo información de una gran fiabilidad. Esto permite identificar muy bien los problemas y a la vez es muy útil para decidir qué medidas pueden ser las más adecuadas.

¿Y qué hemos tenido que hacer para llegar hasta aquí? No ha sido fácil. Es una petición que tanto yo de manera personal como las entidades que he presidido hemos trasladado a la clase política de manera insistente desde los noventa. Ha habido subidas y bajadas en nuestra intensidad, pero en los últimos años volvimos a poner el tema de lleno en la agenda política.  Así, en 2015 conseguimos que se aprobase una moción en el Ayuntamiento de Tarragona según la cual la administración iba a promover el estudio. Se celebraron algunos encuentros pero no se concretó nada. En enero de 2018 cambiamos la estrategia. Nos reunimos con todos los partidos políticos de la ciudad por separado y les preguntamos de manera directa si querían o no llevar a cabo la investigación. Todos dijeron que sí. Hicimos un lobby de presión, y funcionó. Ahora no tienen más remedio que ponerse de acuerdo. Supimos que habíamos triunfado cuando el alcalde de Tarragona reconoció de manera pública que habrá una partida presupuestaria concreta para poder ejecutar la primera fase del proyecto.

No os imagináis la alegría que uno puede llegar a sentir cuando traspasa la meta después de una carrera que ha durado casi media vida. Es una sensación gratificante que te reconcilia contigo mismo y, en parte, con el mundo. El estudio epidemiológico, en un territorio tan industrializado como es el Camp de Tarragona, no es un capricho sino una necesidad. Para mi fundación significará mucho trabajo y no veremos ni un euro, pero no podríamos hacerlo más a gusto. Nuestra implicación será máxima: no dejaremos de vigilar en todo momento para que todo se haga como se tiene que hacer. Ahora hay que implicar a los mejores científicos y profesionales, preferentemente de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, y que se pongan en marcha porque tenemos mucho trabajo por delante.

Cuando hablamos de la salud de las personas, todo lo demás deja de tener importancia. Y aquí no nos referimos sólo a nuestra salud, sino también a la de nuestros hijos, nuestros nietos y todas las generaciones que aún están por venir. Por todos ellos, esta aventura ha valido la pena.

Ángel Juárez Almendros. Presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània y de la Red Internacional de Escritores por la Tierra

Joomla 1.6 Templates designed by Joomla Hosting Reviews

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Saber más.

Acepto las Cookies de este sitio web.